• PUBLICACIONES

Artículos

Crónica de la Conferencia de Clausura del I Encuentro Andaluz de Medicina Psicosomática: “El principio no es el final. Los viajes en el tiempo y sus problemas”.

06/06/2018 - Artículos


La vida es complicada y, a menudo, incluye momentos o etapas no siempre fáciles de superar. Todos necesitamos de ayuda para seguir adelante sin desfallecer. La fantasía es un mecanismo sano de evasión que permite superar los problemas que cotidianamente debemos enfrentar.

El cine y la literatura son dos fuentes destacadas y seguras a las que podemos recurrir habitualmente en la búsqueda de ayuda.

Cuando estamos dentro del problema aumenta la angustia. El sentirnos personalmente involucrados nos impide pensar con claridad. Es más fácil buscar soluciones desde fuera, con personajes ficticios que lidian con las cuestiones que nos preocupan. Es por eso que cada obra de ficción, sea cinematográfica o literaria, incluye dos niveles:

    1) El relato:  Una historia en cualquier tiempo y lugar que nos distrae, esto es lleva nuestra atención a otro sitio.

    2) El problema: La cuestión sobre la que debemos tomar una decisión.

La Ciencia Ficción permite aún más fácilmente que nos hagamos preguntas, plantearnos hipótesis y ver el resultado. En la exposición se ofreció junto a una pregunta cuál es las películas o el libro en el que podemos encontrar la respuesta. Algunas de ellas son tan interesantes como: ¿Para qué conocer el futuro? ¿Se puede obligar a alguien a sacrificarse por otros? ¿Influye la orfandad emocional del niño para que sea alcohólico de adulto y fracase en su pareja? ¿Determina la vida una vivencia infantil? ¿Es ético que alguien muera por nuestra acción —o nuestra omisión― para salvar otras vidas? ¿Es justo condenar antes de perpetrar un delito sólo por la intención de cometerlo? ¿Existe el destino?

Precisamente sobre esta última cuestión, se desvelan finalmente las claves de cómo conseguir, viajando en el tiempo, que su destino sea deprimirse, angustiarse, desorganizarse o, simplemente, ser feliz.

  1. Para deprimirse: Viaja al pasado y quédate allí. Intenta modificar lo que hiciste y es inamovible. Acepta tus fallos o la depresión es segura.

  2. Para angustiarse: Viaja al futuro y vive allí. Intenta cambiar lo que no ha llegado y ni siquiera es. Cuanto más lo intentes más rápido llega a crisis de ansiedad.

  3. Para desorganizarse: Vive únicamente en el presente, sin poder saber de donde vienes y a dónde quieres llegar.

  4. Y para ser feliz: se necesitan los tres conjuntamente. Aprende del pasado (utiliza los fallos para adquirir experiencia), Mantén una ilusión futura (que tu vida tenga un sentido) y Actúa en el presente (no te rindas jamás, se coherente y valora más tu actitud y esfuerzo que los resultados).

José Ignacio del Pino Montesinos (Médico Psiquiatra)

Compartir este artículo: